La ultraderecha revienta una protesta pacífica en Barcelona

La ultraderecha revienta una protesta pacífica en Barcelona

Doce detenidos en el centro de Barcelona en los incidentes posteriores a las protestas convocadas por diferentes sectores contra las restricciones impuestas por el gobierno para tratar de controlar la pandemia del Covid-19 en Catalunya.

Según los Mossos, algunos de los detenidos se han resistido activamente a ser identificados y han agredido a los agentes.

Cientos de personas se han concentrado esta tarde frente al Palau de la Generalitat reclamando libertad para poder trabajar, después de las medidas que obligan a cerrar bares, restaurantes, centros de estética, equipaciones culturales y deportivas.

El acto de protesta ha comenzado a las cinco de la tarde y, según la Guàrdia Urbana, ha reunido un millar de personas de signo muy diverso.

Durante la concentración se han gritado consignas como «libertad», «queremos trabajar», «Gobierno dimisión», «a por ellos» o «izquierda y derecha son la misma mierda». Muchos de los concentrados no llevaban mascarilla o la llevaban mal puesta.

Grupos radicales de extrema derecha

A media tarde, la tensión ha ido aumentando y un grupo se ha enfrentado a los Mossos y les han tirado vallas, botes de humo y diferentes objetos.

Los Mossos han cargado para dispersar a los manifestantes, que se han desplazado a las calles del entorno, en el centro de la ciudad.

El director del cuerpo, Pere Ferrer, ha afirmado que detrás del grupo violento está la extrema derecha:

«A esta manifestación, a medida que ha ido pasando la tarde, se han añadido otros grupos que podríamos calificar en un primer momento de negacionistas. Y después se han añadido otros grupos minoritarios, de perfiles de extrema derecha, que trabajaremos para concretar en los próximos días en el marco de esta investigación policial, que son los que han acabado generando estos disturbios gravísimos al final de la manifestación».

Parte de los manifestantes han ido hacia la Via Laietana donde también han hecho barricadas. Grupos radicales, con personas encapuchadas, se han añadido a la manifestación y han comenzado a lanzar bengalas y otros elementos pirotécnicos, así como vallas y objetos contundentes contra los Mossos.

También han prendido fuego en varios puntos de la vía.

Los enfrentamientos han subido de intensidad a medida que avanzaban las horas y el SEM ha tenido que atender a varias personas con golpes y contusiones.

La alcaldesa de Barcelona, ​​Ada Colau, ha dicho que no se puede permitir «la violencia de esta noche» en el centro de la ciudad y ha mostrado su apoyo a la actuación de los cuerpos policiales.

Desde Vox, el diputado Ignacio Garriga, ha dicho en un tuit que son «españoles de Barcelona hartos de ser condenados a la miseria».

La ultraderecha revienta una protesta pacífica en Barcelona