Empiezan las obras de reurbanización de la plaza del Canòdrom

Empiezan las obras de reurbanización de la plaza del Canòdrom para convertirla en un espacio de uso ciudadano

Sant Andreu iniciará esta semana las obras de reurbanización de la plaza del Canòdrom para convertirla en un espacio ajardinado y de uso ciudadano que evoque el pasado de la zona. Las actuaciones permitirán promover nuevos usos para los vecinos y vecinas del barrio del Congrés i els Indians, y darán respuesta a una larga reivindicación de las entidades del entorno. El proyecto incluye una inversión de unos 3,4 millones de euros y contempla que las obras duren unos 11 meses.

La intervención actuará sobre un total de 8.425 m2. Incluye un ágora para actos públicos y actividades como cine al aire libre, un área para perros de unos 450 m², una cesta de baloncesto y plantaciones que garanticen áreas de sombra. Sillas, bancos y mobiliario urbano se repartirán a lo largo de los recorridos, por lo que los caminos no serán sólo ámbitos de circulación sino también estancia.

Además, incorporará una superárea de juego infantil de grandes dimensiones que ofrecerá diferentes posibilidades de juego y exploración para los niños. Estará formada por una red llena de actividades lúdicas para jugar por encima y por debajo.

La reurbanización de la plaza del Canòdrom, actualmente urbanizada como espacio libre público con carácter provisional, también contempla una renovación total de los pavimentos existentes.

La superficie ajardinada total será de unos 2.245,5 metros cuadrados, se incrementará y mejorará el arbolado con praderas y plantas aromáticas y habrá más superficies de sombra. Además, se garantizará la accesibilidad a la plaza a través de tres grandes entradas situadas en las calles perimetrales, se renovará el alumbrado y se mantendrá el trazado de la pista de galgos.

El nombre de la plaza viene dado por el edificio del antiguo Canòdrom, de Antoni Bonet y Josep Puig, del año 1964, que forma parte del Catálogo de Patrimonio Arquitectónico Histórico-Artístico de la Ciudad, y tiene una especial importancia dentro del barrio.

El edificio del Canòdrom es una de las obras más singulares de Barcelona, ​​y forma parte de un conjunto de obras de la arquitectura moderna que surge después de la guerra, puesto que es el único edificio con una estructura metálica singular en Barcelona que ha sobrevivido en esos años.