Barcelona transformará los patios escolares para que sean más coeducativos

Barcelona transformará los patios escolares para que sean más coeducativos

El Ayuntamiento de Barcelona, ​​a través del Consorcio de Educación de Barcelona (CEB) y el Consejo Educativo Municipal de Barcelona (CEMB), pondrá en marcha este curso un plan de patios para las escuelas públicas de infantil y primaria, como un programa estable y sistémico.

Un cambio no sólo físico, también conceptual y pedagógico de este espacio para la convivencia. Los patios de los centros educativos de Barcelona son también espacios de recreo y de juego y tienen una gran importancia y potencial como espacios educativos y de aprendizaje.

Asimismo, también son extensiones del espacio público de la ciudad, y por tanto, son entornos clave para avanzar en la ciudad jugable. Y además son espacio exterior al aire libre, y por tanto, deberían ser también espacios de bienestar.

Los patios son lugares muy vividos y muy importantes para los niños: cada alumno pasa más 3.000 horas durante su vida escolar (desde P-3 hasta 6º) entre la educación física al aire libre, el tiempo de patio de mañana y el de comedor, sin contar las posibles horas de actividad deportiva extraescolar.

Es, sin duda, un tiempo y una infraestructura muy relevante para los centros, pero también para la ciudad, una infraestructura que hay que repensar con cuidado, ya que muchos de ellos, la mayoría, tienen hoy en día diseños poco estimulantes del juego diverso, con muy pocos elementos naturales, poco confortables y excesivamente pavimentados.

Por ello, las líneas maestras de criterios pasan por repensar los espacios, dinámicas y usos de los patios creando espacios más naturalizados, coeducativos y comunitarios.

Estos criterios conceptuales se han elaborado a partir de experiencias anteriores acumuladas y de una comisión técnica transversal del Ayuntamiento con el Consorcio de Educación y el apoyo del Instituto Infancia y Adolescencia de Barcelona, ​​a partir también de una revisión documental y el contraste con una veintena de entidades y personas expertas en la materia desde la perspectiva educativa, del juego, feminista y ambiental.

Un plan de patios pensado para transformar los espacios, las dinámicas y los usos

A partir de esta propuesta marco de criterios para un buen patio y del proyecto piloto europeo de refugios climáticos, el Ayuntamiento inicia un programa estable de transformación de un mínimo de 10 patios escolares cada curso en tres vertientes: la primera, los espacios físicos para que se conviertan refugios climáticos y, por tanto, más verdes, naturalizados y sombreados; la segunda, las dinámicas y experiencias vitales de los niños en el patio para favorecer relaciones más igualitarias mediante la diversificación de posibilidades de juego y actividades; y la tercera, los usos comunitarios como equipamientos de barrio.

En cuanto a la transformación física del espacio será necesariamente diferente en cada escuela, partirá de los aprendizajes con las soluciones técnicas ya probadas (refugios climáticos) y de las necesidades y propuestas factibles que surjan del proceso de co-creación con cada comunidad educativa para el proyecto concreto.

En todos los casos habrá 4 elementos básicos en los proyectos de transformación física en clave de jugabilidad y de naturalización de los patios:

  • Incorporar elementos de juego para diversificar al máximo las posibilidades y ambientes para el juego libre, compartido, versátil, incluyendo materiales naturales y fuentes y juegos de agua.
  • Plantar árboles y plantas con un número significativo para naturalizar e incrementar el volumen de verde y las posibilidades de contacto con la naturaleza o elementos naturales.
  • Generar sombra ya sea vegetal o con estructuras para mejorar el confort térmico y crear ambientes diversos.
  • Ampliar los espacios de pavimento blando para ganar tierra permeable como jardín, siempre asegurando la convivencia con usos para la educación física y el deporte.

Durante el próximo verano el Consorcio de Educación ejecutará las mejoras en los 10 patios utilizando el nuevo procedimiento de diseño para un buen patio (toolkids) y partiendo de la experiencia del equipo de técnicos del Consorcio y del programa de refugios climáticos.

Previamente el Ayuntamiento coordinará los procesos de co-creación con la comunidad educativa de cada centro con sesiones de trabajo participativas para recoger los intereses y necesidades, en especial a partir de las voces de los niños, así como de maestros, monitorización y familias para que el proyecto final lo tenga en cuenta junto con la viabilidad y el catálogo de soluciones técnicas inicial.

Una de las intenciones del plan de patios es dar más relevancia a la vida en los patios partiendo de la idea de que el patio es escuela y que, por tanto, debe formar parte del proyecto pedagógico y la comunidad educativa debe ser la protagonista de la reflexión y mejoras sobre los espacios, las experiencias y usos de los patios.

En este sentido, los trabajos partirán de la propuesta de criterios para un buen patio bajo la premisa de que los patios son espacios muy valiosos de juego y aprendizajes.

Los criterios que se tendrán que ir mejorando para transformar el espacio, las dinámicas y los usos son:

  • Deberá integrarse en el proyecto educativo de centro para favorecer relaciones igualitarias con la diversidad de géneros, orígenes culturales, capacidades y edades, una gestión positiva de los conflictos, y la corresponsabilidad de los niños en su cuidado.
  • Deberá ofrecer diversidad de actividades lúdicas, creativas y con retos para el juego libre y compartido.
  • Deberá garantizar el contacto con la naturaleza, el verde, la tierra, la arena y el agua y con el máximo de elementos naturales para ajardinar buena parte del espacio.
  • Deberá ser confortable, funcional y con accesibilidad hacia el espacio interior de la escuela y con el entorno.
  • Deberá tener una distribución de los espacios equitativa y con ambientes diversos y de calidad.
  • Deberá favorecer usos lúdicos diversos para hacer comunidad dentro y fuera el tiempo escolar como equipamiento abierto en barrios educadores.

Para compartir estos planteamientos, esta semana ha tenido lugar una primera jornada abierta de debate, ya que el plan prevé una línea específica de debates, intercambios de experiencias y orientaciones pedagógicas en colaboración con la Asociación de Maestros Rosa Sensat en el marco del Consejo Educativo Municipal de Barcelona.

Durante el 2021 se desarrollarán sesiones de trabajo y reflexión para compartir conocimientos y profundizar en las dinámicas y potencial educativo de los patios.

Además de debates e intercambios abiertos a todas las escuelas, también está prevista para el próximo curso la publicación de una guía de orientaciones pedagógicas útil para todos los centros.

Un plan que desarrolla estrategias más amplias de ciudad

El plan de patios despliega dos de las grandes estrategias de cambio que la ciudad ya tiene en marcha y que también pasan por las escuelas.

Por un lado, avanzar hacia una ciudad jugable partes y, en este sentido, la transformación de los patios es un proyecto tractor previsto en el Plan del juego en el espacio público.

Por otra parte, el plan de patios también forma parte de la transición y naturalización imprescindible para avanzar hacia la ciudad saludable y resiliente que lucha contra la emergencia climática.

En este sentido conecta con el Plan Clima para adaptar la ciudad al cambio climático también desde las escuelas; así como el Plan del verde y de la biodiversidad que quiere incrementar los metros cuadrados de verde por habitante en la ciudad.

Además, en situación de pandemia por la Covid-19, se añade un nuevo motivo de urgencia para acelerar la transformación de los patios: es evidente la relevancia y el papel fundamental de la escuela, y la necesidad de contar con entornos más adecuados al aire libre para las oportunidades de juego y aprendizaje.

Antecedentes de mejoras de patios

Este nuevo plan no parte de cero y recoge los aprendizajes y el testimonio de varias experiencias previas de repensar y mejorar patios con mirada de género y de sostenibilidad ambiental, en especial durante años mediante la Red de Escuelas + Sostenibles del Ayuntamiento.

Los últimos casos de patios transformados, con financiación europea o iniciativas de las comunidades educativas que han contado con subvenciones municipales (distritos, Feminismos y LGTBI o Justicia Global) son:

En clave de refugios climáticos (curso 2019/2020):

Escola Cervantes, Escola Els Llorers, Escola Ramón Casas, Escola Ítaca, Escola Poeta Foix, Escola Rius i Taulet, Escola Font d’en Fargas, Escola Can Fabra, Escola Poblenou, Escola Vila Olímpica e Institut-Escola Antaviana.

En clave de perspectiva de género y diversificación del juego:

Escola Drassanes y Escola Baró de Viver (premis Ciutat de Barcelona 2018 como patios educativos), Escola La Maquinista (premio Barcelona Innovació Educativa 2018), Escola Dovella, Escola Farigola del Clot, Escola 30 passos, Escola Mare Nostrum y Escola Baldiri Reixac.

La experiencia de las escuelas refugios climáticos

El curso pasado, el 2019-2020 ya se inició el proceso de debate y concreción de actuaciones para transformar 11 escuelas de la ciudad en refugios climáticos, un plan desarrollado en el marco de la financiación que ha recibido el Ayuntamiento de Barcelona del proyecto Urban Innovation Action (UIA), un programa de la Comisión Europea para adaptar las escuelas al cambio climático, como reto del desarrollo urbano sostenible.

El proyecto permitirá dar un salto cualitativo para adaptar los centros educativos de la ciudad a la emergencia climática, con una serie de actuaciones, ejecutadas por el Consorcio de Educación de Barcelona, ​​a través de diferentes ejes como son la incorporación de puntos de agua y juegos singulares de agua, aumentar los espacios verdes, mejorar la vegetación, crear muros verdes, más espacio para jardines y pérgolas o árboles para aumentar los espacios de sombra.

De hecho, la transformación de estas 11 escuelas ha permitido recuperar 1.000 metros cuadrados de suelo natural con vegetación en sustitución de suelo de hormigón y se han creado 2.213 metros cuadrados de nuevos espacios de sombra con pérgolas y toldos. También se han plantado un total de 74 árboles nuevos (equivalente a los que hay en dos islas enteras del Ensanche) y se han instalado 26 nuevos puntos de agua.

Ahora mismo el proyecto de escuelas refugios climáticos ha iniciado una primera fase de evaluación del cambio, que además de dar un grado de satisfacción alto en clave de espacio verde y de estancia, ha puesto de manifiesto los cambios de usos que conlleva la redistribución de los espacios en los patios escolares.

La evaluación continuará en verano una vez se haya podido vivir la experiencia en el patio como refugio climático ante las altas temperaturas.

Aparte del seguimiento que hagan las escuelas también se hará un seguimiento de los resultados de las intervenciones en términos de salud y de confort climático.

Por un lado, se hará la evaluación del impacto ambiental, en colaboración con ISGlobal, y por otro, del impacto en la salud, que lo hará la Agencia de Salud Pública de Barcelona.

Las 10 escuelas del plan de patios 2021

Las 10 escuelas públicas que entran en el plan de patios este curso son: Auró, Bogatell, de les Aigües, Duran i Bas, Francesc Macià, L’Estel, Palma de Mallorca, Parc de la Ciutadella, Pau Casals de Gràcia y Ramon Llull.

De cara al próximo curso, la selección de las escuelas, un mínimo de 10 anualmente, se hará previa solicitud a través de la convocatoria unificada de programas que el Consorcio de Educación de Barcelona obra antes del inicio de cada curso para a todos los centros educativos.

Este mecanismo es importante, entre otros, para asegurar el compromiso y la implicación del claustro y el resto de la comunidad educativa en el proceso de repensar, transformar e incorporar el patio como parte importante del proyecto educativo de centro.

En esta ocasión, la selección de las escuelas se ha hecho a partir de aquellas que se habían presentado el curso pasado a la convocatoria como candidatas al proyecto europeo de refugios climáticos y / o que tenían actuaciones de mejora del patio pendientes y ya comprometidas por parte del Consorcio de Educación.

A partir de este primer cribado se ha considerado un criterio principal de priorización en clave de equidad para que el proceso y la mejora sea una vía más para acompañar e impulsar la transformación educativa de los centros que más lo necesitan.

Finalmente, también dos criterios de valoración que son la participación del centro en la red de escuelas + sostenibles, y una cierta distribución territorial.

En paralelo a este plan de transformación patios, las actuaciones más puntuales de mantenimiento y mejoras de patios previstas por el Consorcio se mantendrán, así como la posibilidad de solicitar financiación para proyectos de mejora de patios a la convocatoria anual de subvenciones del Ayuntamiento, de la misma manera que se ha venido haciendo durante años.

Las obras del 2021 tienen un presupuesto previsto de más de 1,5 millones de euros que forman parte de la inversión educativa que el Ayuntamiento hace a través del Consorcio de Educación para las reformas, arreglos y mejoras (RAM) en los equipamientos escolares de infantil y primaria de la ciudad.

Barcelona transformará los patios escolares para que sean más coeducativos