Cómo Uber crea una crisis política local, y después presiona al estado para que la resuelva

Cómo Uber crea una crisis política local, y después presiona al estado para que la resuelva con cuatro tácticas: irrumpir, comprar, intimidar y desprestigiar

Esta son las estrategias que Uber a usado para asegurarse la operativa en la mayoría de los países.

Irrumpe en el mercado, casi siempre ilegalmente, y gasta grandes cantidades de dinero para desarrollar rápidamente una base de clientes y conductores.

Cuando ingresaron a los mercados por primera vez, las compañías ofrecieron incentivos a los conductores y viajes gratis a los pasajeros, e incluso pagaron multas que habían impuesto a los conductores por operar ilegalmente.

Para evitar la aplicación de la ley, Uber fue tan lejos como para desarrollar un programa que identificara a empleados y funcionarios públicos individuales, y luego bloqueó su capacidad de usar la aplicación.

Compra el acceso a las ciudades desplegando un número abrumador de cabilderos (Lobbies) bien conectados para ponerse en contacto con los políticos y su personal.

Solamente en Estados Unidos, Uber dispone de 470 grupos de presión activos en 44 estados, eclipsando a algunas de las empresas y empresas tecnológicas más grandes.

En Bruselas, el gasto de los Lobbies de Uber tuvo un gasto el pasado año de 900.000 euros declarados.

Como intimidación, eligió a líderes y los seleccionó individualmente emitiendo ultimátums.

En Texas, las empresas Uber y Lyft, suspendieron el servicio en numerosas ciudades, incluidas Austin, Corpus Christi, Galveston, Houston y Midland, cuando los cuerpos legislativos de la ciudad (y los votantes en el caso de Austin) les impusieron regulaciones razonables.

Desprestigiar al estado a través de los clientes.

Envia notificaciones a los clientes para que tomen medidas políticas, con frecuencia al tergiversar los hechos, y a menudo a través de la aplicación en sí.

Los mensajes a los clientes afirman que los consejos municipales, las juntas de condado o las legislaturas estatales amenazan con «obligar» a las empresas a retirarse, cuando de hecho los gobiernos elegidos buscan hacer cumplir las leyes existentes o incluso crear requisitos básicos de seguridad que otras empresas siguen.

Luego, las TNC continúan con las tres primeras tácticas descritas anteriormente.

En el caso visto en nuestro país, la referencia es Barcelona, que al aprobarse el decreto de la Generalitat que obligaba a contratar un Uber con quince minutos de antelación, se apresuraron a decir que los habían echado de Barcelona.

Los medios de comunicación han sido manipulados por Uber desde que se creó la compañía.

Ningún medio de noticias quiso perderse la historia de cómo Uber podría ser el próximo Amazon, y al repetir fielmente las narrativas de Uber, mantendrían el acceso al sénior de Uber Ejecutivos que harían destacar sus historias.

Dado que los reporteros ignoraron los subsidios de Uber (y todas las demás pruebas económicas), el vínculo entre las innovaciones de vanguardia de Uber y el servicio mejorado y más barato se trató como un hecho establecido.

Y dado que esta «innovación» fue aceptada como una fuerza poderosa, estos reporteros no vieron la necesidad de entender nada acerca de la «interrupción» de la industria de la vieja línea.


Siguiente artículo relacionado

Los cabilderos de Uber y Lyft superaron en número a Amazon, Microsoft y Walmart juntos

Los cabilderos de Uber y Lyft superaron en número a Amazon, Microsoft y Walmart juntos

 

Cómo Uber crea una crisis política local, y después presiona al estado para que la resuelva

1 Comentario

Comments are closed.