Abre el nuevo parque de las Trece Roses en la Marina del Prat Vermell

Abre al público el nuevo parque de las Trece Roses de la Marina del Prat Vermell, en Sants-Montjuïc

El parque de las Trece Rosas de la Marina del Prat Vermell ya ha abierto. Con 21.000 m² es el gran pulmón verde del barrio y la pieza central en torno a la cual se está urbanizando todo un nuevo barrio ubicado en el distrito de Sants-Montjuïc.

Las obras las ha realizado el Instituto Municipal de Urbanismo han tenido un coste de unos 5’5 millones de euros y una duración de casi dos años.

El parque se ubica entre las calles de Pontils, Ulldecona, Cal Cisó, Ferro y Arnès, y tiene varios espacios diferenciados pero muy conectados entre ellos. Hay un pequeño prado para la estancia y el juego, con una pendiente suave para facilitar el uso del espacio para espectáculos infantiles u otras actividades, y también un segundo prado más grande que queda definido por dos muros vegetales, uno verde y uno rojo, y que a la vez hará de depósito de infiltración de las aguas pluviales.

El ámbito de referencia del parque es la plazoleta central, el lugar de encuentro donde confluye un mirador de los dos prados que hace de bisagra de todo el entorno. Hay también un jardín en pendiente con dos escaleras laterales, una central y una rampa.

Por último, otro jardín se sitúa al final de la pendiente suave del prado grande y es a la vez una zona de absorción de aguas para devolver al acuífero las aguas del conjunto del parque. Está formado por cantos rodados de río, y tiene la vegetación característica de este tipo de laguna: tamarindos, juncos, etc.

Por el momento, la explanada central y los parterres de los caminos permanecerán un tiempo cerrados y protegidos para favorecer el arraigo y el buen mantenimiento de todo el verde plantado.

Distribuidos en los distintos espacios de estancia hay más de un centenar de bancos y sillas. También se han habilitado aparcamientos de bicicletas, fuentes, un quiosco y una pérgola fotovoltaica. Para la práctica deportiva existen elementos de calistenia en la zona más próxima a la plaza Falset.

El parque tiene un área de juego singular, con casi 1.000 m² de espacio de juego. Hay un elemento único en toda la ciudad, que consiste en un conjunto de troncos para subirse y hacer equilibrios a diferentes alturas y para diversas capacidades, ya que incorpora una plataforma de transferencia para sillas de ruedas que permite que cualquiera niño y adulto pueda retar hasta tres niveles de altura gracias a unas redes de cuerda que conectan los troncos.

Este elemento ha sido probado con tres entidades del distrito que atienden a niños con discapacidad, con el objetivo de comprobar su funcionalidad. Con la opinión y las sugerencias de los niños y los profesionales, se implementarán mejoras como la incorporación de unas asas que faciliten la transición entre niveles.

Además de este elemento singular, existen otros elementos innovadores como una pasarela basculante para silla de ruedas, y una mesa de rodillos para deslizarse; elementos que sólo hay en pocos otros puntos de la ciudad, como en la Plaza de Joanic o en el Parque del Acueducto de Ciutat Meridiana.

Complementan el área de juego unos columpios, una hamaca, un arenal con mesa arenal y una pizarra para que los más pequeños puedan pintar con tizas. De esta forma se ha buscado dar respuesta a niños de diversas edades e intereses, además de garantizar la accesibilidad a las principales actividades lúdicas.

El nombre del nuevo parque se aprobó en la última ponencia del nomenclátor a partir de la propuesta surgida de la consulta abierta al vecindario que decidió ponerle el nombre del parque de las Trece Roses. En el parque también se instalará un atril explicativo en memoria del grupo de trece chicas, algunas de ellas miembros de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), fusiladas por el régimen franquista en Madrid el 5 de agosto de 1939, poco después del fin de la Guerra Civil.