El ayuntamiento de Barcelona cede a Kiev dos camiones de bomberos

El Barómetro muestra preocupación e inquietud por la guerra de Ucrania

El Barómetro de junio muestra un estado de opinión de la ciudadanía claramente marcado por el pesimismo generado por la situación económica inflacionaria y también por la inquietud por la guerra de Ucrania.

Dos hechos que se trasladan a la percepción de la economía doméstica, que se deteriora ligeramente mientras poco a poco mejora la opinión sobre la situación económica de Barcelona, ​​Cataluña y España.

Así lo revela el Barómetro, la encuesta periódica que cada seis meses entrevista a 800 barcelonesas y barceloneses con derecho a voto en las elecciones municipales. La encuesta está incluida en el Plan de Estudios Sociológicos (PES) 2020-2023 y en esta ocasión el trabajo de campo se realizó del 24 al 31 de mayo de 2022, añadiendo preguntas específicas vinculadas al contexto global.

Por un lado, la guerra causada por la invasión rusa en Ucrania preocupa mucho o bastante al 83,2% de los entrevistados. La inquietud es mayor entre las mujeres que los hombres y entre las personas mayores que entre los jóvenes. También preocupa el impacto del conflicto en la economía: ocho de cada diez entrevistados (79,7%) piensan que la guerra tendrá un impacto negativo (43,4%) o muy negativo (36,3%) sobre la economía de la ciudad.

Por el contrario, la valoración de la acogida de los refugiados ucranianos en Barcelona es excelente y tres cuartas partes de los entrevistados la apoyan. Sólo un 7,4% se opone y un 11,2% dice que no sabe cómo valorarla.

Por otra parte, la situación de inflación también impacta sobre algunos comportamientos de los y las barcelonesas, que en su mayoría han cambiado algunos de sus hábitos cotidianos: el 64,4% ha modificado el uso de los electrodomésticos para ahorrar (hacer- servir menos o cambiar el horario de las lavadoras, por ejemplo), y entre el 45 y el 51% ha reducido o piensa reducir el uso de calefacción, las salidas a bares o restaurantes, las salidas de ocio, el uso de aire acondicionado, la compra de alimentos o las salidas de ocio fuera de la ciudad. El 31,8% ha modificado o modificará sus planes de vacaciones, siendo más minoritario el cambio de compañía o tarifa eléctrica (15,2%).

En cuanto a los planes de vacaciones, el 31,1% de entrevistados afirma quedará en Barcelona este verano, casi diez puntos menos de los que pensaban hacerlo en 2020. En cambio, el 17,3% expresa sus planes de vacaciones viajar al extranjero, lo que en 2020 pensaba hacer sólo el 3,2%. La mayoría se quedará en Catalunya (26,5% este año y nueve puntos menos que en 2020) o en España (25,5%, muy similar a 2020). Uno de cada diez aún no ha decidido qué va a hacer.

Y es que si bien mejora tanto la opinión sobre la situación económica de Barcelona como la percepción de la ciudad como un escenario de oportunidades laborales, en cambio aumentan hasta el 43,3% quienes perciben un deterioro de la situación económica de la ciudad su hogar, ocho puntos más que hace un año.