Muere la mujer de Jordi Pujol, Marta Ferrusola, a los 89 años

Marta Ferrusola, esposa del expresident de la Generalitat Jordi Pujol, ha muerto a los 89 años

Ferrusola cayó en la casa familiar de Queralbs, en el Ripollès, hace cuatro veranos, momento en que sufrió varias fracturas y un fuerte golpe en la cabeza y empezó un bajón de salud. La mujer del expresidente ha sufrido una larga enfermedad degenerativa que se vio agravada en la época del confinamiento por la Covid y que le ha mantenido apartada en contraste con la recuperación de la presencia pública de su esposo.

Nacida en Barcelona en 1935, pero originaria del Ripollès , Ferrusola se casó en Montserrat en 1956 con Jordi Pujol, a quien conoció a través de su hermana María que, como ella, formaba parte de la agrupación religiosa Virtèlia. Al casarse, Ferrusola, de origen menestral, su esposo ya le avisó -y así lo había explicado ella varias veces- que Catalunya «pasaba por delante». Y seguramente fue el que ayudó a perfilar su fuerte carácter ya hacerse un espacio como auténtica líder del clan familiar.

Porque Ferrusola era mucha Ferrusola. La que sacó adelante la casa cuando Pujol estaba encarcelado, la que provocaba que en las grandes noches electorales de CiU se llamara «eso es una mujer», la del moño, la del negocio de plantas que alimentaba maledicencias y el césped del Camp Nou que llevó tantos quebraderos de cabeza a la junta ya los socios, y la que influía en el partido -fue una de las fundadoras de CDC en 1974- e, incluso, en la elección de consejeros.