Finalizan las obras en la Nova Mar Bella por los desperfectos de los temporales

Finaliza la obra de emergencia de la playa de la Nova Mar Bella afectada por un temporal en otoño

La playa de la Nova Mar Bella, situada en el distrito de Sant Martí, ha reabierto después de realizar una obra de emergencia para recuperar todos los elementos que quedaron dañados tras los temporales marítimos Ciaran y Domingos que van afectar al litoral de la ciudad en el mes de noviembre del año pasado.

Los temporales, aparte de dejar la playa sin arena, dañaron el muro del paseo Marítimo. El Ayuntamiento cerró todo este ámbito e inició una obra de emergencia para recuperarlo. Estas actuaciones han consistido en retirar los tramos de muro afectados, la reconstrucción del muro mediante una sección de escollera, que es una estructura de protección del litoral, la restitución de las instalaciones de los servicios, la pavimentación del paseo y locación de una nueva barandilla de cierre. Por último, se ha procedido a realizar una aportación de arena para proteger la infraestructura y recuperar los servicios de la playa.

En total se han aportado 26.000 m³ de arena en este tramo de la playa de la Nova Mar Bella, una aportación necesaria para poder proteger toda la obra de reconstrucción. El Ayuntamiento de Barcelona ha contratado una embarcación para poder realizar las operaciones de dragado y aportación. En total, toda la obra de emergencia realizada ha tenido un coste de 1,7 millones de euros.

Finalizan las obras en la Nova Mar Bella por los desperfectos de los temporales

Las playas de Barcelona sufren anualmente una pérdida progresiva de sedimentos que se intenta minimizar con infraestructuras de protección costera, como espigones y diques sumergidos. Pese a que contribuyen a reducir el retroceso de las playas, no son suficiente para evitar que el oleaje y las corrientes sigan desencadenando un retroceso de la línea de la costa hasta dejar anchas de playa muy escasas, sobre todo en determinadas épocas del año.

El Ayuntamiento de Barcelona, ​​a través de diferentes metodologías de cálculo, ha constatado que en los últimos años las playas de la ciudad pierden unos 30.000 m3 de arena cada año. Para paliar las consecuencias de esta erosión y mantener la disponibilidad de espacio para los distintos usos, cada año se realizan una serie de movimientos estratégicos de arena, que se redistribuye desde puntos donde se acumula hacia otros ámbitos deficitarios.

Además, cuando hay arena acumulada en la bocana del Port Olímpic, se realiza un dragado de este ámbito y se utiliza la arena para hacer arreglos en las playas. Este mes de mayo se realizará esta operación que permitirá recuperar 17.000 m³ de arena que se usarán en las playas de la Barceloneta, del Somorrostro y de San Sebastián principalmente y también para acondicionar el tramo de la playa de la Nova Icària afectada por las obras del Puerto Olímpico.