El Ayuntamiento aprueba el proyecto definitivo de Via Laietana

Ni taxistas ni ciclistas quieren compartir el nuevo carril de Via Laietana

Este jueves se presentó el proyecto definitivo de la vía Laietana. Los comerciantes de la avenida creen que se trata de un proyecto que juega a favor de sus intereses y también crea un entorno más humano para los vecinos.

Los ciclistas, sin embargo, denuncian que el Ayuntamiento de Barcelona no está siendo suficientemente ambicioso y critican especialmente el carril de bajada de la vía Laietana, que deberán compartir con el transporte público de taxi y bus.

Buen proyecto para el comercio

La Asociación de Vecinos y Comerciantes de Via Laietana cree que el proyecto es lo suficientemente flexible para poder favorecer el comercio de la zona. David González es el presidente y admite que de subida el carril reservado al transporte público de la avenida también permitirá a los compradores dejar el coche en el parking de la plaza de Antonio Maura.

González también ve positivo que la vía Laietana amplíe las aceras y reduzca la velocidad de los vehículos privados, que aún pueden bajar por la avenida. Esto, según él, permitirá hacer de la zona un entorno más amigable y menos ruidoso para los vecinos, que podrán descansar mejor por las noches.

La bicicleta quiere cambios en el nuevo proyecto

Carlos Benito, presidente del Bicicleta Club de Cataluña (BACC), reconoce en una entrevista en betevé, que el nuevo proyecto presentado por el Ayuntamiento ha sido una sorpresa desagradable. Cree que el consistorio no ha hecho caso del proceso participativo y al final ha perdido una oportunidad de oro para reducir al máximo la presencia del vehículo privado en la vía Laietana.

Benito cree que la avenida debería ser para el vehículo privado una vía de acceso al barrio y no una vía de paso, porque ahora mismo, de descenso, puede atravesar de montaña a mar.

El BACC tampoco cree que la solución de hacer coincidir en un solo carril buses, taxis y bicicletas sea la más acertada. Benito asegura que el transporte público debe ser rápido y ágil y la bicicleta no puede entorpecer el ritmo.

Tampoco ve con buenos ojos que, de subida, el transporte público llegue a invadir el carril bici cuando debe desencochar. Este, asegura el presidente del BACC, es un sistema que se utilizaba en París en los años 90 y que acabó siendo descartado por el ayuntamiento de la capital francesa.

Los ciclistas apuestan por una plataforma única, al estilo de la calle Gran de Sant Andreu o la Superilla de Sant Antoni. De este modo, aseguran, los ciclistas ganarían en seguridad.

El taxi también lo ve inadecuado

El presidente de la asociación Élite Taxi Barcelona, Oliver Contel, tampoco ve adecuado que se comparta el carril Bus-Taxi con las bicicletas, ya que además de ser un riesgo extremo para los ciclistas, coincide con Carlos Benito en que el tráfico del servicio público debe de ser fluido.

«Para poder prestar un buen servicio a los ciudadanos de Barcelona y a los miles de turistas que visitan nuestra ciudad cada año, el tráfico del servicio público del taxi debe de ser fluido y, evidentemente, si compartirnos el carril Bus-Taxi con los ciclistas, este tránsito se ralentiza», indica el presidente de Élite.

«Además, creemos que la seguridad de los ciclistas debe ser una prioridad y hay un riesgo evidente, no tanto con los taxis, sino con los autobuses, en que se produzcan siniestros con posibles consecuencias graves».

Contel también critica el carril compartido que se puso en marcha en el eje de Sants-Creu Coberta, donde, a pesar de que le consistorio avala la iniciativa, la asociación recibe numerosas quejas de los profesionales del volante con respecto a este carril compartido, donde se forman constantes atascos cada día y hace que los usuarios del taxi estén descontentos con el servicio.

Ni taxistas ni ciclistas quieren compartir el nuevo carril de Via Laietana

1 Comentario

Comments are closed.