Los cabilderos de Uber y Lyft superaron en número a Amazon, Microsoft y Walmart juntos

Los cabilderos de Uber y Lyft superaron en número a Amazon, Microsoft y Walmart juntos

En muchos casos, utilizando las estrategias y tácticas de los lobbies, Uber ha asegurado un alto nivel de acceso en múltiples procesos legislativos estatales y municipales, lo que le permite redactar sus propios proyectos de ley, influir en gran medida en la investigación de antecedentes e incluso en los políticos electos de manera efectiva sobre el tema.

En Estados Unidos, concretamente en Oregon y Ohio, Uber coescribió los borradores originales de la legislación, y los legisladores en otros estados caracterizan la legislación como escrita por o en el interés principal de Uber y Lyft.

Las plataformas disruptivas han asegurado leyes estatales que desregulan partes de la industria del taxi y reescriben las leyes laborales, perjudicando a los taxistas y las comunidades.

Cuando las empresas transnacionales logran impulsar una legislación que exime a sus conductores de las leyes laborales estatales, como el derecho al desempleo, la baja por enfermedad y el salario mínimo interprofesional, los conductores ya no tienen acceso a los beneficios otorgados a otros trabajadores.

Los defensores de los derechos de los discapacitados sostienen que las empresas transnacionales, al no proporcionar vehículos accesibles para sillas de ruedas, violan las leyes que protegen a las personas con movilidad reducida.

La desregulación de las empresas transnacionales puede estar perjudicando el clima al socavar el transporte público y agregar más kilómetros recorridos de estos vehículos a las calles.

Un estudio de los usuarios de las empresas de la red de transporte de San Francisco (TNC) dijo que un tercio de los encuestados habrían utilizado el transporte público para sus viajes, si estos vehículos no estuvieran.

Las comunidades locales dominantes erosionan la gobernabilidad democrática y la capacidad del gobierno local para satisfacer las necesidades únicas de transporte de los residentes.

Cuando los legisladores elegidos localmente no pueden crear políticas que protejan y respondan a las necesidades de los residentes, o las políticas que aprueban son anuladas por las legislaturas estatales acosadas por el cabildeo, entonces la democracia está en juego.

Recomendaciones a los gobiernos autónomos

Los legisladores y defensores estatales y locales pueden aportar justicia al sector y oponerse a la influencia indebida de las corporaciones en nuestros gobiernos.

Estas son algunas de las recomendaciones:

Los legisladores estatales deberían rechazar los esfuerzos para evitar la autoridad local con respecto a las empresas transnacionales y, en su lugar, delegar la regulación de las empresas transnacionales a las autoridades locales de transporte, tal como lo hizo el ministro Ábalos para la regulación de los taxis.

Alternativamente, deberían trabajar estrechamente con las ciudades para desarrollar políticas que establezcan un piso estatal, permitiendo a las ciudades flexibilidad para personalizar las regulaciones de los VTC.

Deben revertir las leyes que despojan a los conductores de sus derechos como empleados.
Los legisladores locales deben exigir a las empresas transnacionales que cumplan con las normas laborales locales y estén alerta ante a cualquier intento de definir la relación laboral de los conductores como autónomos en la legislación y la reglamentación de la ciudad.

Además, deben de exigir a las empresas transnacionales que compartan, con salvaguardas de privacidad apropiadas, los datos que las comunidades necesitan para garantizar que estas empresas se estén fortaleciendo en lugar de socavar la movilidad y el transporte.

Los cabilderos de Uber y Lyft superaron en número a Amazon, Microsoft y Walmart juntos

2 Comentarios

Comments are closed.