Barcelona instala en la ciudad

Barcelona instala en la ciudad «cojines berlineses» para hacer cumplir la velocidad

Barcelona comienza este verano a instalar los «cojines berlineses» en las calles de la ciudad para que se circule a menos velocidad.

Desde el 1 de marzo, de acuerdo con el decreto aprobado por el Ayuntamiento, en todas las vías secundarias se debe circular como máximo a 30 kilómetros por hora.

Para garantizar que los conductores no se exceden de velocidad, se están colocando reductores de velocidad, también conocidos como «cojines berlineses».

Además, se aplicarán una serie de medidas -como incorporar radares, pasos de peatones elevados y mejorar la señalización- para garantizar el cumplimiento de las normas de circulación en estas vías.

Las calles afectadas por esta restricción pertenecen a la red secundaria de la ciudad, tanto si tienen un carril o más de uno por sentido.

Las calles del Clot y Sicilia y la carretera de la Bordeta son algunos de los espacios intervenidos sumándose a los que ya lo están desde inicio de año como la calle Sants y Creu Coberta.

La medida ha sido aplaudida sobre todo para motoristas, ciclistas y conductores de patinete, que a menudo sufren por su seguridad a la hora de circular.

¿Qué es un «cojín berlinés»?

Los «cojines berlineses» son la elevación parcial de la calzada, por lo que los vehículos de dos ruedas y los autobuses pueden pasar, pero no los turismos, que se ven obligados a reducir la velocidad. Se llaman «cojín berlinés» porque se implantaron inicialmente en la ciudad de Berlín.

Un 75% de las vías a 30km/h

Bajo el lema «Ciudad 30», el Ayuntamiento prevé que a finales de 2021, un 75% de las calles de la ciudad se rijan por esta restricción.

Las intervenciones para reconvertir los 212 kilómetros de vía durarán hasta el 2021.

La reconversión de estas vías busca reducir la siniestralidad y la gravedad de las lesiones de los accidentes. A finales de 2020 habrá un total de 112 kilómetros de calles 30, y llegará al 67,7% de la longitud total de las calzadas.

Barcelona instala en la ciudad «cojines berlineses» para hacer cumplir la velocidad