Barcelona acogerá a 50 migrantes provenientes de Canarias

  • El Estado asumirá los gastos asociados al alojamiento de estas personas para cubrir las necesidades básicas inmediatas y detectar sus necesidades a corto plazo

Durante este 2020, más de 15.500 personas han llegado en embarcaciones precarias como pateras y cayucos a las Islas Canarias, lo que está provocando en el archipiélago una crisis humanitaria.

Un ejemplo es la situación vivida en el muelle de Arguineguín, en Gran Canaria, donde se calcula que han llegado a dormir cerca de 2.000 personas en el suelo.

Ante este repunte de llegadas, que está afectando gravemente los sistemas de acogida y recepción de personas, el Ayuntamiento de Barcelona y el Gobierno del Estado han acordado el traslado inmediato de personas de especial vulnerabilidad en la ciudad.

Barcelona, ​​que se declara ciudad refugio, se ha puesto a disposición del Estado en numerosas ocasiones para colaborar en la acogida de personas migradas, la última vez después de que un incendio destruyera el campamento de refugiados de Moria, en Grecia.

Declaraciones de Marc Serra sobre equipamiento para acoger personas migradas

Debido al incremento de personas acumuladas en Canarias, Barcelona vuelve a mostrar su solidaridad con el fin de responder a las necesidades de las personas migradas.

La cincuentena de personas provenientes de Canarias se alojarán en un equipamiento municipal de acogida ocupando la capacidad total, según marcan las medidas sanitarias de restricción de aforo para la Covid.

En el momento de la llegada, profesionales de atención social tomará los datos básicos de las personas y realizarán una primera atención para cubrir sus necesidades básicas immediatas (alimentación, hidratación, atención médica y psicológica) y poder hacer una detección de necesidades a medio plazo.

El objetivo es evaluar el estado psicológico y emocional de estas personas, el estado social para detectar posibles situaciones de violencia, así como el estado de salud, para detectar enfermedades sin tratar, embarazos no controlados, entre otros.

Además, se tratará de identificar aquellas personas que requieran un seguimiento proactivo.

En base al acuerdo, el Ayuntamiento de Barcelona se ocupará de proporcionar la infraestructura para el alojamiento, y el Estado cubrirá los gastos asociados de atención social, que gestionará la entidad ACCEM.

Barcelona acogerá a 50 migrantes provenientes de Canarias